16 de mayo de 2017

Desgranando "La Quincenal" mayo 2017. Rincón del Delegado

LA QUINCENAL (mayo 2017, num 587)
Rincón del Delegado
Miguel Ángel Álvarez, Delegado

¡Feliz Pascua de Resurrección! Es este el grito que en la vigilia pascual del Sábado Santo resonó en toda la Iglesia y en todas las comunidades cristianas. ¡Cristo ha resucitado! ¡La luz vence a las tinieblas! De aquí nace todo lo demás, absolutamente todo en la vida cristiana; por supuesto, también la obra de Don Bosco.

Esta gran noticia de la Pascua debe llegar también a cada una de nuestras asociaciones locales de Antiguos Alumnos. Y me pregunto: ¿lo ha hecho? ¿Se está notando en algo? ¿Al menos hablamos de ella? ¿Está en nuestras publicaciones, comunicaciones, actividades en estos días? Pero sobre todo, ¿está en mi vida de antiguo alumno y en la de mi asociación local? No me resisto a transcribir un texto de la Palabra de Dios que se lee en este tiempo de Pascua. Refleja el ideal en el querían vivir los primeros cristianos. Puede ser un espejo en el que mirarnos. Es de los primeros capítulos del libro de los Hechos de los Apóstoles:

«Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían posesiones y bienes, y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. A diario acudían al templo todos unidos, celebraban la fracción del pan en las casas y comían juntos alabando a Dios con alegría y de todo corazón»
Estamos a poco más de un mes de la celebración del Centenario de la Confederación Nacional de AA.AA.DB. Lo queremos vivir esto como una ocasión para renovar la vida de las Asociaciones en su segundo Centenario. Quizás estemos pensando en nuevas actividades para atraer a nuevos asociados, particularmente jóvenes, pero, ¿por qué no mejor imitar a los primeros cristianos?

Si -como dice el art. 3 del Estatuto de la Confederación Mundial de Exalumnos y Exalumnas de Don Bosco- «El Exalumno cristiano vive seriamente las promesas bautismales», mi identidad de antiguo alumno debería llevarme a hacer realidad aquellos ideales de fraternidad, de comunión de bienes, de fe compartida con otros hermanos, de alegría como tono vital,… Y todo ello viviéndolo en mi Asociación local, junto a otros antiguos alumnos, sintiéndome parte de una Regional, de una Nacional, de una Mundial. Seguro que todos recordamos el ambiente de familia y de cercanía que reinaba en la casa u obra salesiana por la que pasamos. ¿Son estos los valores que circulan hoy entre nosotros? Ojalá que viendo cómo vivimos en nuestras Asociaciones nuestro ser antiguo alumno este testimonio sirva de atracción para otros a seguir el espíritu y el carisma de Don Bosco.

¡Feliz Pascua!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si no puedes publicar comentarios, envíalos a comentarios_blog@aaaadb-trinidad.org indicando a qué entrada asociarlo y nosotros lo publicaremos por tí.

Print Friendly and PDF